viernes, 9 de octubre de 2009

¡Cómo cuesta decir adios!


No me he sentido bien estos días... he estado muy cansado y agotado.
Siento que me voy rindiendo poco a poco, y que estoy empezando a sacrificar una parte de mi vida que es sumamente importante.

No es fácil comenzar a decir adiós a algo que ha sido parte de mi vida desde hace 9 años... y si bien no estoy pensando en abandonar por completo, si siento que necesito un distanciamiento.

Ha sido por mis decisiones... lo he convertido en rutina, y yo soy demasiado cambiante como para hacerme una rutina, y tras de eso pesada.

No sé aún lo que haré... al menos ya me descargué un poco al escribir...

Saludos

3 comentarios:

Luis-Atur Inhao Qimih dijo...

Siempre cuesta decir adiós a lo que se ha vuelto algo común para nosotros, pero la vida sigue a pesar de que haya que dejar las cosas. EL valor de lo vivido no se pierde aunque ya no se esté viviendo, lo bueno queda! Suerte en el camino, que falta un poco por recorrer. Saludos!

KagosaVampire dijo...

cambiar, despedirse siempre es dificil, siempre cuesta, pero por eso es que cuando lo logramos nos sentimos bien y orgullosos de haberlo logrado...

suerte!

Media naranita de naranja anaranjada dijo...

Decir adiós o desprenderse de algo es demasiadooo dificil, sea lo q sea, a la rutina, a cosas materiales, o a personas especiales en la vida...
Pero decir adiós es sano, nos da libertad, es bueno para el corazón.... como dice Facundo Cabral, la vida no nos quita cosas... nos deja libres para que volemos mas alto; y decir adiós tiene un poco de eso... soltarnos, liberarnos pra alcanzar un mejor y mas alto vuelo...
Besos! *_*