miércoles, 16 de septiembre de 2009

El niño interior...




Recuerdos de infancia que llegan

Cual si fueran flases de luz

Y veo al pequeño niño que me saluda desde la fotografía

Grandes lentes, sonrisa desconfiada,

Y un brillo en los ojos que a veces reaparece

Y veo un futuro que se graba en su rostro

¿Aún está?

Y el espejo me devuelve mi reflejo, un poco trasnochado, con un poco de recelo de mirarme.

Y me enseña mi realidad, me enseña a no temer.

El Víctor del espejo me devuelve la sonrisa desconfiada, temerosa.

El brillo en los ojos quiere volver, el alma se siente ansiosa de llegar a la meta.

Ha vuelto el niño, el verdadero niño, no el que ha estado saliendo en un intento por darse a ver.


Y el niño verdadero escribe, y dibuja.

Y en ambos casos el Víctor adulto se asombra… ¿estabas allí dentro?

Y el Víctor niño solo sonríe, aún no habla, solo con la mirada basta.

Y me enseña a jugar de nuevo, solo con la mirada.

Y me dice que no tema… solo con la mirada.


Es momento de trabajar con el Víctor niño…

6 comentarios:

HeiAJS dijo...

iiiishhhh mae! hizo lo de taller en serio!!! O.O lo felicito! yo la vd no me he animado a hacer ese ejercicio... y no se cuando lo haré... le deseo lo mejor con su niño n___n con la comunicación y con todo, se lo dificil que es jejeje y me alegro que ust diera ese primer paso n___n

KagosaVampire dijo...

Todos deberiamos trabajar con nuestro ninno interno...

Saludos!

Mario_ergosum dijo...

Si dejáramos ese niño interno actuar más seguido, problablemente seríamos mucho más felices.

Saludos...

dolor de muelas dijo...

Viva la inmadurez!!!!

WOLVERINE dijo...

Excelentete reflexiòn, yo siempre he sido un niño grande ja ja ja, asì que todos los dìa al mirarme al espejo veo a un lindo niño grandote sonriendome pura vida!!!

Muy bueno este post.

Salu2 de WOLVERINE.

Luis-Atur Inhao Qimih dijo...

Que profundo, ahora bine, el truco es recordar que a veces uno trata de tapar el sol con la mano y hay ciertas necesidades que uno reprime por jugar de maduros, pero el tiro es darse cuenta que no es "un" niño es "nosotros-niño", suerte y saludos! (espero no haber puesto una sandez jajaja)